Cuando Apple no quiso publicar a Muy Interesante


Hace poco apareció en las noticias que Apple impidió la salida del último número de la revista Muy Interesante para iPad por tener un hombre desnudo. En España esta revista tiene la suficiente reputación por su misión de divulgación científica accesible a todos como para que causara sorpresa. ¿Qué le puede pasar a otros medios que han confiado en estos dispositivos como una viabilidad de futuro? Lo cierto es que ha sacado a la luz una realidad que los medios no siempre quieren afrontar. Las soluciones para tabletas, o dispositivos móviles, suelen ser llamados quioscos. Algunos responsables de medios los citan como una viabilidad cuando se acabe el papel, una apuesta de futuro, … Está bien, es una forma de transportar un producto que se vende físicamente a un nuevo canal sin cambiar en esencia las reglas que dirigen esta industria del empaquetado de noticias y venta o suscripción por un precio fijo. Hay varias pegas en esta nueva industria que se quiere obtener de trasladar una idea a un nuevo mercado que tiene sus propias reglas. Para empezar, los medios no controlan el canal, es de un tercero. Un distribuidor global que controla el mercado porque como si fuera un San Pedro, tiene la llave de entrada a todas las “almas” que entran a este cielo que cobra el 30% de peaje. No hay que demonizar a Apple. Nos lo han puesto fácil. Han creado toda la infraestructura física, software, y de creación de ecosistemas de servicios/aplicaciones para que otros entren en él. No son los únicos. Todos los grandes actores intentan hacer algo parecido porque controlando esta puerta, dominas el mercado. Y por lo tanto, cambias las reglas según tu interés. Es algo conocido, y sufrido, para los creadores de aplicaciones que creaban espacios novedosos como Zinio, o Stanza. No lo han sufrido aún los medios. Probablemente porque no son los que llevan la bandera de la innovación en el mundo digital. En segundo lugar se encuentra la dificultad de empaquetar y rentabilizar los contenidos en un entorno digital que requiere que se puedan personalizar, compartir, sindicar, comentar, y procesar, sin intervención del editor. Es el nudo gordiano de esta industria de la comunicación que requerirá resolverla con soluciones que ya conocen otras industrias. Mayor productividad, creación de conceptos que serán modelados, a muy bajo coste, en función de la distribución que se realice, que tendrá que incrementar su capacidad de adaptación porque el mundo que le rodea así lo hace. The Guardian estudia dejar el papel (lo afirma conociendo que solo hay 145.000 descargas de su aplicación para iPad). Hace más de un año The New York Times también anunció que pasaría. Ese es el panorama que no tiene porque producirse pero los números, los ingresos que tiene la empresa descontando el pago de los gastos así lo hace indicar. Aún cuando la materia prima sea más cara, el mercado de consumo de información siga cambiando hacia lo digital, el papel tendrá su espacio y lugar. La industria que esté detrás probablemente no será la misma.Es lo que anuncian The NYT y The Guardian que hace más de un lustro empezaron a dejar de identificarse como medios de papel y han pasado a ser comunicadores globales del mercado anglosajón. La gran lección que ha trascendido a los ciudadanos es que internet ha eliminado a miles de intermediarios pero han creado unos pocos, relativamente nuevos, que tienen un alcance global. Por ese motivo sigue siendo tan importante el papel de los medios. Por ese motivo también es tan importante el papel de la sociedad activa. Publicado inicialmente en mi blog en eldia.es.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *