El valor percibido de las marcas, la marca blanca, la marca en internet


El fin de la crisis está claro. La recuperación empieza seis meses a partir del momento en el que se hace el vaticinio. La realidad es que no parece tocar fin y que está cambiando los hábitos de consumo. ¿Las tendencias en Europa se verán en España? Es una pregunta que me hacía en relación a los medios en noviembre del año pasado.  Y está claro que ha un cambio en el consumo de medios y en el mercadeo. Leo que el ahorro es un elemento clave en la decisión de compra. Por ese motivo vemos, más que nunca, en todos los carteles bien grande el valor del producto. No importa tanto si el bocadillo es de pollo o de tortilla, es que el precio sea 1,95€ ó 2,95€. Estamos viendo que el precio gana peso. Está claro que mi comentario de agosto, hay que adaptar el producto al mercado, es una realidad que plasmamos a diario. The Economy of Coca-Cola from jot Reyes on Vimeo. ScanTrends indica en un informe reciente que el 42% de los productos de la cesta de la compra de alimentos son marca blanca. Valoramos la calidad que nos ofrece estos productos de uso básico. ¿Sucede lo mismo en los productos de alto valor como la tecnología? Internet se está utilizando como una vía que permite reducir gastos pudiendo elegir entre diferentes productos y tiendas con un único click. Son las nuevas fórmulas de mercadeo en las que la lucha real está en el tiempo del consumidor. Más tiempo está asociado a mayor atención, a mayor valor en la economía de la atención. En ocasiones se busca de forma explícita. Otros lo hacen de forma implícita con nuevas funcionalidades. La compra de recambios de tinta/tóner de la impresora es un ejemplo. 2 de cada 3 recambios de impresora que se compra en un conocido portal de internet son marca blanca. El porcentaje es superior al de la alimentación y ha crecido por la gran diferencia de precio y que el resultado, la impresión, no tiene diferencias para los clientes. Por este motivo se producen grandes descuentos, hasta un 70%. Un producto tecnológico, de alto valor para quién lo compra, quiere mayoritariamente recambios de marca blanca. ¿Qué pueden esperar otros productos de esta tendencia? ¿Y el mercado de la alimentación? ¿Y el de la la información? ¿O el conocimiento? Muy pocos pueden asegurar cómo será la industria de los medios dentro de nueve años. Que Google pague en Alemania, Francia y empiece a notar ese sabor en España no significa que esté perdiendo dinero, significa que van a mejorar su negocio. Que Google será un supermercado de marca blanca, de suficiente valor percibido a cambio de pagar algo a otros medios. ¿Alguien duda que Mercadona no es un caso de éxito que aplica este formato de negocio? El valor percibido es como un chicle, es un concepto que se estira, pero al final, irremediablemente tiene un extremo. Es en la obtención de la excelencia como conjunto dónde está la posibilidad de realizar un incremento de precio. No hay que reinventar la rueda, ni centrarse en aspectos menores del negocio. Aunque el dulce no desagrada a nadie, la excelencia está en la parte principal del negocio. Es en ese lugar dónde tenemos que centrar ese incremento del valor percibido.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *