Cambios, tendencias, consumo de medios

El consumo crece. Tres palabras que invitan a seguir leyendo para encontrar brotes verdes, vientos a favor, o la sombra de la higuera. Da igual, mientras sea positivo. Leo que el último “Panel de Consumo” del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que el consumo en los hogares españoles entre octubre de 2011 y septiembre 2012 es un 0,5% más. ¿Es positivo?
Lo cierto es que se incrementa el consumo por alimentos el 1%. Crece el consumo del pollo, de lácteos (preparados y derivados), y desciende el consumo de carne caprina y ovina. Realmente no son brotes verdes, es que en una economía en recesión, hay un incremento de precios entre otros por el incremento del IVA (en la Península), y las ofertas (agresivas) de las distribuidoras de descuento y de hipermercado, según el propio estudio. Se está mirando cada vez más el euro.
Son las grandes distribuidoras con menores márgenes y posición ventajosa en la negociación las que hacen más caja. Leímos en agosto que Mercadona superaba en beneficios a El Corte Inglés. El barato con modelo SPB vs el que publicita y genera un efecto tractor sobre las marcas que presenta en sus establecimientos, con 8 días de oro. Por algo será que ahora escuchamos en radio las ofertas del Supercor.

El todo gratis, ¿vale en media?

En consumo de medios, el marketplace es radicalmente diferente. Para empezar es un mercado heterogéneo con diferentes soportes y unos hábitos de consumo aún más diferenciados en función del soporte. Recuerdo el año 2000 cuando escuché de boca de quién iba a dirigirlo la creación del último gran periódico en papel que se iba a fundar en Europa.
Desde que empezó la crisis los productos que cuestan dinero (libros, películas, revistas, periódicos) tienen una clara tendencia a la baja. El último informe Observatorio de la Prensa Diaria de la AEDE con datos del mes de septiembre indica que durante los primeros nueve meses del año las cabeceras han caído una media del 10,3% en sus ventas.
Otro tipo de productos que no tienen un coste percibido por quién los consume como la radio o televisión no muestran una tendencia tan marcada a la baja. Aunque no tengan la misma calidad, reduzcan su facturación, o tengan un cambio en su liderazgo, lo cierto es que no presenta caídas tan pronunciadas.

¿Y qué sucede en internet? Es el canal en el que casi todo se habla, los cotilleos trascienden, casi todos opinan de él, pero muy pocos son los que cuentan lo que realmente importa. En este canal también hay cambios tendencias. Ayer me preguntaba si las tendencias de Europa, ¿las veremos en España? Me mojo y digo que la tendencia de consumo en internet que se refleja en algunos de los textos referenciados me hacen pensar que sí. Que se verán.

Aviso a navegantes

Las marcas blancas en la Red no funcionan como modelo comunicativo. Marissa Mayer, la mano firme de Yahoo! dio sus directrices para la firma. Para quién no conozca su trayectoria fue fichada por la punto com cuando era uno de los nombres fuertes en Google (y por lo tanto de toda la industria tecnológica). No es que estuviese buscando esta oportunidad, ella lo decidió. Intercambiando impresiones con algún colega del atlántico más al norte de Canarias Tiene que ser un reto recoger un producto que era líder, que mostró signos de agotamiento en su modelo, que lo cambiaron N veces pero no funcionaba. Conoce el mercado. Conoce las tendencias. Conoce claves de uno de los tres grandes. Lo tiene todo para reinventar a Yahoo! Así espero que lo haga aunque lo tiene todo para no conseguirlo hasta pasados 2-3 años.

Las marcas blancas no son para el mercado retail, tienen que utilizarse en B2B. Las redes sociales inciden de forma decisiva en borrar del mapa los sindicadores de contenido sin “alma”. Ante tanta abundancia de información, ¿quién va a pagar por contenidos? Para los talibanes indicaré que “algunos”. La cuestión que se tiene que preguntar el empresario es si son suficientes para mantener una operación de negocio.
 

Deja un comentario