Götterdämmerung

El negocio de la Red vive varios campos de batalla.  En el fondo se trata de tener el mayor número de llaves que den acceso a los ecosistemas de servicios. Uno de los campos más importantes, por el tamaño de negocio que desarrollan, es el de los smartphones.
Hace un par de años, cuando Apple cambió el mercado de la telefonía móvil con su dispositivo que era todo pantalla, Nokia era considerada la reina de los teléfonos con su abanico de terminales y el sistema Symbian. Un reinado que empezaba a peligrar por la empresa de la manzana mordida. HTC supo aprovechar esta oportunidad y utilizar Android para crear su propio nicho de mercado: smartphones de bajo precio. Por la mitad del precio de un iPhone se podía conseguir un terminal de características inferiores pero potencialidades parecidas.
En esos meses se vivió como el mercado emergente era el de los smartphone, que Nokia no supo afrontar. Apple hacía caja como ninguna otra empresa lo conseguía, y HTC se aprovechó de la creación favorecida por Google, Android, para posicionarse como alternativa. Sin embargo, un fabricante estaba inviertiendo tiempo, dinero, y esfuerzos en el mercado de las pantallas, Samsung. Tras esos esfuerzos han conseguido crear con sus Galaxy una alternativa real, e incluso superior a los terminales de Apple. Aún tienen que demostrar que su tableta puede superar los problemas legales para robar cuota de mercado a los iPad. Lo cierto es que la inversión de Samsung y su posicionamiento frente a Apple han hecho que HTC haya presentado unos resultados mediocres.
Apple, el mirlo blanco del negocio de los dispositivos portátiles, está inmerso en enormes batalles legales que tratan de defender sus derechos, o poner trabas a los contrarios según algunos, y se están convirtiendo en un gran handicap para la innovación.
Microsoft por su parte no quiere perder comba y en lugar de intentar ganar cuota en un mercado que ya dominan sus competidores, prefiere utilizar  como partners a los “amigos” ya conocidos como HP. No tengo claro que sea una apuesta a caballo ganador. Quizás tampoco aspiren de momento a eso.
PD: No se si se han dado cuenta, pero RIM no entra, de momento, en esta pelea. Es un mercado aparte. Su BB10 puede que cambie el mercado favoreciendo su ingreso en el ecosistema de desarrollo de apps.

 

Deja un comentario