Satanizando Internet

Estos días he estado leyendo noticias que no parecen de este tiempo en relación a la libertad en Internet y las puertas al campo que quieren ponerle los países a la web. ¿Todavía no se han dado cuenta de que a dónde llega la libertad es difícil erradicarla?
Google y Yahoo!, y hasta 174 entidades, critican el cortafuegos (proxy con filtro) que Australia quiere poner a su país para evitar el acceso a webs con pornografía infantil, violencia de género, entre otros contenidos (se puede leer, por ejemplo, en elpais.com). Una especie de China que limita el acceso a la Red. Como bien recuerda Google, este tipo de filtros puede ser evitado, y las personas que desgraciadamente se dedican a buscar este tipo de contenidos, buscarán la forma de evitarlos, y lo compartirán entre ellos. Recuerdo como se cerró Napster, y aparecieron varios servicios alternativos P2P que siguen estando en el punto de mira de las discográficas y estudios de películas.
Vía el infatigable @JulioAlonso me entero de que Google tras abandonar China, y evitando la censura colocándose en Honk Kong, crece y se convierte en el primer buscador del país superando al local Baidu. Parece evidente que los chinos han detectado la nueva libertad que pueden obtener al evitar la censura y lo están utilizando. De nuevo, lo que empezó con una disputa en un sector estratégico (algunos ya superaron la electricidad, y el agua), ha permitido que la libertad sea la opción escogida por los internautas.
Resulta que México podría intentar prohibir Twitter, o eso nos comenta @isopixel en su blog. Ahora resulta que puede servir para indicar dónde hay controles de alcoholemia, o que incluso

es un canal de comunicación que han encontrado los cárteles de droga y secuestradores en Twitter para llevar a cabo sus operaciones.

Tremendo. Quizás se animen y prohiban el teléfono móvil, con la nueva barrera tendrían que quitar también el fijo, y si nos descuidamos, hasta los vehículos de motor, no sea que también lo usen para sus fechorías. ¿Alguien le encuentra sentido?
También he leído como el defensor del menor en Madrid creo un perfil falso en Tuenti para vigilar a sus hijos (vía abc.es, por ejemplo). Es la renovada actitud de revisar los enseres (libretas, cajones…) de los hijos. Es una clara falta de confianza y un problema en la educación de sus hijos. No soy padre, pero tengo claro que hay que educar en valores como una forma de desarrollar la parte humanística de la persona que está creciendo. Los menores son como esponjas y si hasta ahora era fácil el control, o la represión, un sólo click les acercará a un mundo que los padres no pueden controlar. Seguro que es complicado y difícil, pero igual que utilizamos el refrán de enseñar a pescar en lugar de dar pescado, deberíamos de pensar a la hora de educar a los menores. Si fuera pedagogo sabría explicarles lo importante que es enseñar y dar libertad de elección. ¿No es lo que les pediremos cuando sean adultos?
Son perlas que muestran cómo en pocos días algunos han intentado demonizar Internet. Desde tres continentes diferentes (cuatro si contamos España con la conocida como “Ley Sinde”) piensan que hay que censurarla, limitarla, prohibirla, o acecharla porque no nos fiamos de los que nos rodean. Es una forma de matar al mensajero, aunque en este caso no tenga alma porque es digital. No creo que los pederastas surgieran cuando vieron en sus casas escribir “http://…”, ni que los hijos quieran experimentar y probar cosas nuevas porque tienen un ordenador, o que el narcotráfico/secuestro creciera al ver un pajarito azul. Tan sólo usan la herramienta, como habían hecho hasta ahora. ¿No será que el problema es de educación?

Deja un comentario